Argentina condena la «detención arbitraria» del jefe de despacho de Guaidó

Mauricio Macri, presidente argentino. EFE

Buenos Aires, 21 mar (EFE).- El Gobierno de Mauricio Macri repudió «enérgicamente» este jueves la «arbitraria detención», la pasada madrugada, de Roberto Marrero, colaborador del equipo de trabajo del líder del Parlamento de Venezuela y autoproclamado presidente encargado de ese país, Juan Guaidó.

«Argentina demanda su inmediata liberación y que se asegure su integridad física», remarcó la Cancillería del país austral en un comunicado.

Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de cincuenta países, entre ellos Argentina, denunció este jueves la detención de Marrero y precisó que se produjo de madrugada en el barrio Las Mercedes de Caracas.

«El Gobierno Argentino repudia enérgicamente la arbitraria detención de Roberto Marrero, colaborador del equipo de trabajo del Presidente Encargado Juan Guaidó, perpetrada esta madrugada por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro», señala el texto difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina.

Además, el Ejecutivo de Macri condenó el «allanamiento y hostigamiento» sufrido por el diputado Sergio Vergara -también colaborador de Guaidó- que señaló en Twitter que el régimen «usurpador» de Maduro «allanó ilegalmente» su residencia.

«Ante estas descaradas maniobras de intimidación contra el Presidente Guaidó y sus colaboradores, el Gobierno argentino hace un llamado a toda la comunidad de países democráticos a pronunciarse con firmeza contra estas lamentables arbitrariedades», concluye la Cancillería argentina.

Al tiempo que el líder del Parlamento y la oposición denuncian estos sucesos, el país aguarda a conocer el nuevo gabinete del gobernante Nicolás Maduro, que se espera desde inicios de semana.

La vicepresidenta Delcy Rodríguez anunció el domingo a través de la red social Twitter que Maduro pidió a todos los miembros del Gabinete que pongan sus cargos a la orden a fin de hacer una reestructuración profunda del gobierno y «blindar la Patria», aunque el Gobierno aún no ha informado sobre quiénes formarán parte de ese equipo.

La crisis política, económica y social venezolana se agravó tras el juramento en enero de Maduro para un periodo presidencial de seis años.

En respuesta a esto, Guaidó se proclamó presidente interino al considerar que Maduro usurpa la Presidencia por ganar unos comicios tachados de fraudulentos.

Desde entonces, el líder parlamentario ha recibido el respaldo de más de cincuenta países, entre ellos el de Estados Unidos.