Bolivia condena los ataques en Nueva Zelanda y se solidariza con las víctimas

En la imagen, el presidente de Bolivia, Evo Morales. EFE/Archivo

La Paz, 15 mar (EFE).- El Gobierno de Bolivia manifestó este viernes su “firme condena y repudio” ante los ataques a dos mezquitas en Christchurch (Nueva Zelanda), en los que fallecieron al menos 49 personas, y se solidarizó con las víctimas.

En un mensaje en Twitter, el presidente boliviano, Evo Morales, expresó su solidaridad y sus “sinceras condolencias a los familiares de las víctimas fatales de los atentados con armas de fuego en mezquitas de Nueva Zelanda”.

“Como país pacifista, condenamos el uso de las armas que solo siembran dolor y muerte en la sociedad”, sostuvo el mandatario, quien se encuentra en viaje de retorno desde Europa, donde esta semana cumplió actividades oficiales en Viena y Grecia.

Además, la Cancillería boliviana difundió un comunicado para expresar su solidaridad “al Gobierno y pueblo de Nueva Zelanda” ante los ataques que causaron “la lamentable pérdida de vidas inocentes y un saldo de heridos de gravedad”.

“Bolivia, consecuente con su cultura de paz, reitera su firme condena y repudio a las acciones de fuerza, las operaciones armadas y los hechos de terrorismo en todas sus formas y manifestaciones por constituir una seria violación del derecho a la vida y los derechos humanos, que impide la convivencia pacífica de los pueblos”, agregó.

Los ataques, en los que al menos 49 personas murieron asesinadas y otras 48 resultaron heridas, ocurrieron cuando centenares de musulmanes participaban en la oración de los viernes en las dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur de Nueva Zelanda.

En los ataques, que se produjeron a plena luz del día, murieron 41 personas en la mezquita de Al Noor, muy cerca del Jardín Botánico de la ciudad, y otras 7 en la de Linwood, a unos 6,5 kilómetros al este de la primera.

Otra persona murió después en un hospital de la ciudad, donde ingresaron a unas 48 personas heridas de bala, entre ellos niños.

El presunto cerebro de los ataques es un supremacista blanco que fue identificado por las autoridades neozelandesas como Brenton Tarrant, un australiano de 28 años que permanece detenido junto a dos presuntos cómplices y está previsto que comparezca mañana ante la Justicia.

Las autoridades neozelandesas consideraron que los tiroteos responden a un ataque terrorista y elevaron la alerta en el país a su máximo nivel.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion