Denuncia colectiva contra Google en Francia por la recopilación de datos

Una mujer camina junto al logotipo de Google. EFE/Archivo

París, 26 jun (EFE).- UFC-Que Choisir, una de las principales asociaciones de consumidores en Francia, anunció este miércoles una acción colectiva ante la justicia contra Google por la forma en que el gigante de internet recopila datos personales, a su parecer sin respetar la reglamentación.

Esta «acción de grupo» lanzada ante el Tribunal de Gran Instancia de París pretende conseguir una indemnización de 1.000 euros por cada usuario que se considere afectado, en concepto de reparación de la violación de la vida privada, explicó en un comunicado UFC-Que Choisir, que considera su iniciativa una novedad en Europa.

Llega después de que la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL, un organismo oficial francés) impusiera en enero una multa a Google de 50 millones de euros por «falta de transparencia, información incorrecta y ausencia de consentimiento válido en la publicidad personalizada».

Una sanción que el buscador de internet ha recurrido ante el Consejo de Estado por desacuerdos sobre la forma en que se obtiene el consentimiento del usuario.

UFC-Que Choisir, por su parte, exige que Google ponga fin a «la explotación de los datos personales de sus usuarios recogidos de forma ilegal» y que obtenga «un consentimiento real».

Considera que tener una cuenta de Google se ha convertido en algo obligatorio para utilizar un aparato Android, y en particular descargar aplicaciones.

Y que para abrir una de esas cuentas la compañía estadounidense incumple el Reglamento General sobre la Protección de Datos ya que presenta casillas «camufladas» que ya aparecen completadas.

«Cuando te recogen los datos, te tienen que poder decir para qué van a servir, qué tratamiento se les va a dar y, de forma sencilla, debes poder decir sí o no para cada motivo», destacó en declaraciones a la emisora «France Info» el presidente de UFC-Que Choisir, Alain Bazot, que se quejó de que «todo está hecho para que no seas consciente de los datos que se te quedan».

Su organización insiste en que si una persona no sabe qué informaciones está dando o si no entiende el procedimiento, «¿cómo puede dar su autorización?».

La indemnización de 1.000 euros por usuario se ha determinado teniendo en cuenta el «carácter masivo y continuo» de la violación de la vida privada, pero en ningún caso es una estimación del valor de los datos obtenidos por Google.

UFC-Que Choisir da por hecho que la «batalla» que ha iniciado ahora será «larga» y que «habrá que esperar muchos años para obtener una decisión definitiva».

Pero también hace notar que la acción colectiva evita que prescriba el periodo que tienen los consumidores para acudir a la justicia con un procedimiento individual.

Google insiste en su voluntad para obtener el consentimiento del usuario, afirma que son «los actores más comprometidos» a ese respecto.

Lo ejemplifica con su página «Cuenta de Google», a la que se conectan diariamente 20 millones de personas en todo el mundo, que sirve para que cada usuario pueda fijar los parámetros con los datos personales y las reglas de confidencialidad.