El Gobierno dice que no se puede demonizar “sin más” a todos los bancos

La ministra de Economía Nadia Calviño, interviene durante la sesión de control al Ejecutivo que hoy tiene lugar en el Congreso de los Diputados. EFE

Madrid, 14 nov (EFE).- El Gobierno ha defendido hoy al sector financiero como una institución necesaria dentro del Estado democrático y ha pedido no “demonizar y condenar sin más” a la banca, sino velar por que no se produzcan conductas abusivas y por proteger los intereses de los clientes de estas entidades.

Las ministras de Hacienda y Economía, María Jesús Montero y Nadia Calviño, respectivamente, han defendido en la sesión de control del Congreso la actuación del Gobierno tras la controversia creada por el Tribunal Supremo respecto al impuesto sobre las hipotecas y han asegurado que se velará por los derechos de la ciudadanía a través de la nueva Autoridad de protección del cliente financiero.

Ha sido durante un debate un tanto desabrido con las diputadas del grupo Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Ione Belarra y Lucía Martín, que han reclamado “atar corto a los bancos” y que los jueces de los altos tribunales publiquen sus declaraciones de bienes “por si tuvieran intereses en la banca que han privilegiado”.

“Lo que no hay que hacer es demonizar y condenar sin más a las entidades financieras como si todas actuarán igual. Lo que hay que hacer es perseguir y condenar aquellas conductas abusivas o las que no respetan la legalidad o las que simplemente desprecian al poder ejecutivo, al legislativo o al Estado democrático”, ha dicho Montero.

Ha sido en respuesta a la portavoz del grupo parlamentario de Unidos Podemos, Ione Belarra, que ha sido muy crítica con la actitud del Gobierno frente a una banca que cree que ha demostrado no tener escrúpulos a la hora de desahuciar de sus viviendas “a cientos de miles de familias” o de “estafar a los preferentistas”.

“Lo que tenemos que hacer aquí es legislar para cumplir lo que dijo la sala competente del Tribunal Supremo, antes de que le torciera el brazo la banca en aquella tarde del 18 de octubre, hay que hacer que los bancos devuelvan el dinero”, ha exigido Belarra.

Montero le ha recordado que las leyes fiscales no pueden tener efecto retroactivo y le ha censurado que haya utilizado “adjetivos francamente gruesos” para referirse al comportamiento de los bancos, a los que Belarra ha llamado indirectamente ladrones.

“Evidentemente no roba el que está en el marco de la legalidad, no se puede hablar de actividades delictivas en esos términos”, le ha dicho Montero a la portavoz de Unidos Podemos, que ha hecho hincapié en que no se puede confiar en la buena voluntad de los bancos respecto a que no vayan a repercutir el impuesto que ahora tienen que pagar a los clientes en el coste de su hipoteca.

La titular de Hacienda ha defendido que el Gobierno “se ha hecho cargo del estado de ánimo de la sociedad” tras la decisión del Supremo, mientras que Calviño ha añadido que es “consciente de la necesidad de garantizar el buen funcionamiento del sector financiero”.

Calviño ha respondido a la diputada de En Comú Podem Lucía Martín, quien le ha afeado que “lejos de los focos son incapaces de pararle los pies a los bancos”, frente a lo que la titular de Economía ha dicho que se reforzarán los elementos de protección al cliente durante la tramitación de Ley hipotecaria.

Sobre el mismo asunto ha preguntado el diputado popular Ricardo Tarno Blanco, que ha acusado a los socialistas de ser unos “timadores” y “trileros” por cargar a la banca el pago de un impuesto que al final se repercutirá en el cliente, cuando lo que tendrían que haber hecho es suprimirlo.

Montero ha dicho que le llama la atención que el PP proponga la eliminación del impuesto cuando tienen que pagarlo los bancos, mientras que nunca lo cuestionó cuando pagaban los clientes.

“¿Por qué se indignan cuándo pagan los bancos?”, le ha preguntado la ministra al diputado del PP, que ha considerado que la desaparición de la recaudación asociada a este impuesto no pone en riesgo el Estado del bienestar.