La Justicia española archiva el caso de un reportero de TV muerto en Irak

Familiares, compañeros y amigos del cámara José Couso, durante una concentración. EFE/Archivo

Madrid, 26 jun (EFE).- La Justicia española ha archivado definitivamente el caso por la muerte del cámara de televisión José Couso en 2003 durante la guerra de Irak, en el que estaban procesados tres militares estadounidenses.

En una sentencia conocida este miércoles, el Tribunal Constitucional español desestima los recursos de los familiares de Couso y de la Asociación Libre de Abogados (ALA) contra la decisión del Tribunal Supremo, que confirmó en 2016 el sobreseimiento de la causa, como ya había acordado la Audiencia Nacional anteriormente.

Tanto la Audiencia como el Supremo rechazaron, además, presentar una cuestión de inconstitucionalidad contra la modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial de 2014, que restringe los supuestos en los que los tribunales españoles pueden perseguir delitos cometidos fuera de España en virtud de la llamada «justicia universal».

La reforma parcial de esta ley supuso el archivo, entre otros casos que investigaban jueces españoles, del referido al reportero español, que murió tras recibir disparos de un carro de combate estadounidense cuando estaba en un hotel de Bagdad.

Según el TC, el planteamiento de inconstitucionalidad es improcedente porque no existen motivos para considerar que la ley aplicada en el procedimiento resultase por sí misma lesiva para los derechos fundamentales invocados por los recurrentes.

Además recuerda que el TC ya desestimó en diciembre del año pasado, en otra sentencia, el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Partido Socialista contra la modificación legal citada, aprobada cuando el Partido Popular español (conservador) gobernaba con mayoría absoluta.

En el caso de la muerte de Couso, explica el TC, «el Tribunal Supremo fijó con claridad el fundamento del sobreseimiento: la no concurrencia de los presupuestos que activan la jurisdicción española» según la ley reformada en 2014, «toda vez que los procesados, de nacionalidad norteamericana, no tienen residencia en España ni se encuentran en territorio español».

La familia del reportero, que trabajaba para la cadena Telecinco, y la asociación ALA cuestionaron la respuesta de los órganos judiciales.

En un conflicto entre el Derecho español y los convenios y tratados internacionales sobre persecución de crímenes contra la comunidad internacional, los recurrentes estiman que deben prevalecer estos últimos.

Pero el TC recuerda que el año pasado ya avaló que el derecho de acceso a la jurisdicción universal puede ser limitado por el legislador al estimar que no tiene un carácter absoluto.

En un comunicado, la familia de Couso asegura: «La impunidad que el TC consiente supone un claro posicionamiento contra la persecución de crímenes contra la humanidad y sitúa a España en una posición de encubrimiento de los mismos».