Los rivales de Madrid para albergar un Gran Premio de Fórmula 1: ¿hay opciones reales?

Los rivales de Madrid para albergar un Gran Premio de Fórmula 1: ¿hay opciones reales?

Solo falta Carreña de Cabrales (Asturias) por postularse para albergar un Gran Premio de Fórmula 1 en España. La nueva edad de oro que vive la competición, y así lo prueban las crecientes audiencias televisivas y en redes sociales, ha convertido la idea de contar con una carrera así en un reto muy jugoso para varias administraciones.

Quien ha levantado la liebre ha sido Madrid. Isabel Díaz Ayuso se ha tomado el proyecto de manera personal y quiere aprovechar las dudas que hay en torno al futuro de Montmeló a partir de 2026 para que la región de la capital recupere lo que, hasta 1991, fue suyo: el GP de España.

En torno a este plan hay varias dudas, empezando por el propio circuito. Madrid maneja fundamentalmente tres opciones: el renovado Jarama, el futuro circuito en Morata de Tajuña o uno urbano en IFEMA.

Hay margen para adaptar cualquiera de los tres pero, incluso contando con que puedan crearlo, aún tendrían que superar a otras ciudades que, por diferentes motivos, parten con cierta ventaja… y, quizá, en la ‘pole’.

Montmeló: el proyecto continuista… en el alero

El Circuit de Barcelona-Catalunya es, por experiencia y costumbre, el principal favorito para mantener el GP de España… de momento. Ya salvaron con dos prórrogas su última renovación, hasta que al final se firmó un nuevo contrato de larga duración hasta 2026. Ya después de esta firma se acusó a Ayuso de meterse entre medias de la Fórmula 1 y Montmeló, pero en el contexto de la diatriba Cataluña – Madrid. Está claro que Roger Torrent no erró mucho el tiro.

Aunque a los equipos y a los pilotos les encanta por su combinación de partes rápidas y técnicas, organizativamente están señalados. Más allá de la incomodidad que genera entre los responsables de la Fórmula 1 que se use como altavoz independentista (es el único GP del mundo donde se escuchan dos himnos, el nacional y el regional), en su primer año postpandemia quedaron muy señalados por serios problemas con el público que les granjeó numerosas críticas.

En un momento en el que la Fórmula 1 está abriéndose a otros mercados (Estados Unidos albergará en 2023 tres Grandes Premios), trazados ya muy trillados como el de Montmeló no están entre los predilectos para seguir más allá de 2026.

Jerez de la Frontera: la vieja alternativa

Uno de los templos del motociclismo (no en vano su nombre oficial es Circuito de Jerez – Ángel Nieto) que nunca ha acabado de encalidar a la Fórmula 1. Pese a contar con experiencia en el pasado (1986-1990) y llegar a ser el segundo GP en España, bajo el nombre de GP de Europa, en 1994 y 1997, y a excepción de los test de pretemporada (que también desaparecieron hace unos años de allí) pronto cayó en el ostracismo.

Renovado recientemente y actualizado para volver a atraer a las grandes competiciones, intentaron aprovechar la volátil situación del calendario provocada por la pandemia para autoproclamarse como primera opción como sustitutos en caso de que cayera alguno de los Grandes Premios previstos tanto en 2020, como en 2021 e incluso en 2022.

Nunca fueron opción real ni predilecta, por mucho que se alzase la voz desde los despachos gubernamentales. La pugna por recuperar el viejo sitio perdido está ahí.

Alcañiz: el sueño que se quedó corto

El Motorland de Aragón contó con la experiencia de pilotos como Pedro de la Rosa en la confección (y en algunos casos, accionariado), pero se quedó con las ganas. Alcañiz está en una zona que requiere de un tejido industrial y de servicios que no cumple con las expectativas de los aficionados de la Fórmula 1 y eso juega en su contra.

Aunque sí alberga carreras del Mundial de motociclismo, entre otros, para el Gran Circo nunca ha sido opción. Su cercanía con Montmeló es también uno de sus principales hándicaps, pero si finalmente no renueva el trazado catalán quieren que eso se convierta en una ventaja.

Deja una respuesta