¿Qué son los presurizadores de pelotas y por qué son una inversión para tu bolsillo y el medio ambiente si juegas al pádel o al tenis?

¿Qué son los presurizadores de pelotas y por qué son una inversión para tu bolsillo y el medio ambiente si juegas al pádel o al tenis?

Tanto el pádel como el tenis son dos deportes en crecimiento entre los jóvenes de España y del mundo. Cada vez más gente lo practica y, en el caso del pádel, la profesionalización entre los jóvenes ha crecido en los últimos años, solo hay que ver, por ejemplo, la Rafa Nadal Academy que mantiene su firme apuesta por el pádel también durante este 2023. Así que, si a ti también te ha picado el gusanillo de este deporte sabrás que es muy importante para jugar bien la pala y las pelotas con un nivel de presión adecuado. Y es que, si has comprobado en tu piel la frustración de no llegar a una bola debido a que no está en las condiciones adecuadas, sabrás que dicha presión es más importante de lo que pensamos para jugar bien.

Sin embargo, una vez que sacamos las pelotas de su embalaje original sufren una pérdida de presión progresiva partido tras partido, por lo que debemos comprar otras nuevas si no queremos jugar con pelotas defectuosas. Esto supone un gasto de dinero elevado y una cantidad de residuos contaminantes para el medio ambiente también alto. Por eso, han nacido unos artículos deportivos revolucionarios que solucionan el problema de la pérdida de presión de tus pelotas de pádel y tenis, alargando la vida de estas y reduciendo las emisiones de C02 que se producen al fabricarlas, así como los deshechos de cambiar constantemente de pelotas. Estos inventos se llaman presurizadores de pelotas, que alargan la vida de estas, mantienen y recuperan su calidad. Pero, hay distintos tipos según tus necesidades y lo que quieras gastarte.

El común denominador de estos presurizadores es que tienen una junta tórica para estancar el aire en el interior de estos y así mantener o recuperar (según el modelo que elijas) la presión de las pelotas de tenis y pádel. De esta manera, cada vez que vayas a usar tus pelotas viejas será como si acabasen de salir de la tienda. Una vez sabido esto, veamos los diferentes tipos que existen de la mano de una de las marcas que comercializa estos presurizadores: Tuboplus.

Empecemos por el más pequeño de la familia, a la venta en Amazon por 23 euros, por el más económico que solo mantiene la presión de las pelotas de tenis y pádel una vez usadas. Es el más ligero y fácil de usar del mercado, mantiene la presión gracias a su sistema de cierre hermético y funciona sin necesidad de bombas de aire. El mecanismo es fácil: se introducen las tres pelotas en el interior, cerramos el tubo con una simple rosca y hacemos estanqueidad con la junta tórica (evitando que se salga el aire del interior).

Comprar por 22,99 euros

La opción ecológica, sostenible y rentable

Si quieres una opción más pro para pasarte al lado ecológico, sostenible y rentable y dejar de comprar pelotas de pádel o tenis cada dos por tres, este presurizador con bomba de aire es lo que buscas. TuboX4 Crystal no solo mantiene la presión de las pelotas como el anterior modelo, sino que recupera la que pierden tras un partido o entrenamiento. Es el único presurizador del mercado que sirve para botes de tres y cuatro pelotas. Además, está diseñado a prueba de golpes e impactos.

Comprar por 36,49 euros

La opción más barata

Si te ha gustado la idea y quieres comenzar probando con el presurizador que solo mantiene la presión de tus pelotas para que te duren más, este de la marca Kuikma cuesta menos de 20 euros.

Comprar por 19,99 euros

¿Quieres descubrir las mejores ofertas? Apúntate a nuestra Newsletter.

Todos los productos y servicios han sido elegidos de forma independiente por nuestros periodistas, atendiendo a sus prestaciones y/o rebajas. Cada vez que decides comprar a través de los artículos de 20deCompras, 20minutos.es recibe una comisión.

En 20Minutos buscamos las mejores ofertas de Amazon y otras tiendas. Los precios y disponibilidad pueden variar tras la publicación.

Deja una respuesta